Suprema Corte de Justicia de la Nación

Registro digital: 2001094
Instancia: Tribunales Colegiados de Circuito
Décima Época
Materias(s): Penal
Tesis: II.2o.P.14 P (10a.)
Fuente: Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Libro X, Julio de 2012, Tomo 3, página 1828
Tipo: Aislada

DELINCUENCIA ORGANIZADA. NO SE CONFIGURA DICHO DELITO CUANDO LA FINALIDAD DEL GRUPO ES LA DE IDENTIFICAR O LOCALIZAR A VENDEDORES DE DROGA O DELINCUENTES, PARA EXTORSIONALOS POR QUIENES SE OSTENTAN COMO POLICÍAS, PORQUE LA EXTORSIÓN NO ES UNO DE LOS ILÍCITOS QUE COMO PROPÓSITO O FINALIDAD ESPECÍFICA DE REALIZACIÓN SE EXIGE POR AQUELLA DESCRIPCIÓN TÍPICA.

La finalidad que debe existir en los miembros de la agrupación respecto del propósito de cometer algunos de los delitos que limitativamente se prevén en el artículo 2o. de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, constituye un elemento subjetivo específico distinto del dolo, que resulta indispensable y que no puede ser arbitrariamente sustituido por la presencia de fines distintos, como serían los de cometer posibles conductas ilícitas de diversa índole, pues en tal caso pudiera estarse en presencia de una diversa figura, como por ejemplo, la llamada asociación delictiva, pero no en la configuración del delito de delincuencia organizada. En ese sentido, si se advierte que la finalidad del grupo de más de tres personas es identificar o localizar a vendedores de droga o delincuentes para extorsionarlos por quienes se ostentan como policías de la Procuraduría General de la República, es claro que tal finalidad no encuadra para la configuración típica del delito de delincuencia organizada, pues la extorsión no es uno de los ilícitos que como propósito o finalidad específica de realización se exige por la descripción típica del delito plurisubjetivo de referencia, por tanto, el pretender ignorar tales diferencias constituye un acto violatorio de la garantía de legalidad por inexacta aplicación de la ley penal.

SEGUNDO TRIBUNAL COLEGIADO EN MATERIA PENAL DEL SEGUNDO CIRCUITO.

Amparo directo 233/2011. 2 de febrero de 2012. Unanimidad de votos. Ponente: José Nieves Luna Castro. Secretario: Silvestre P. Jardón Orihuela.