Época: Quinta Época
Registro: 335943
Instancia: Segunda Sala
Tipo de Tesis: Aislada
Fuente: Semanario Judicial de la Federación
Tomo XLIII
Materia(s): Administrativa
Tesis:
Página: 3154

PROPIEDAD PRIVADA, MODALIDADES A LA.

La nación no puede ser confundida con una entidad federativa y los funcionarios de un Estado no son, por consiguiente, los que representan a la nación, que es única y que está representada por sus órganos federales, de acuerdo con el artículo 41 de la Ley Suprema que a la letra dice: “El pueblo ejerce su soberanía por medio de los poderes de la nación, en los casos de competencia de éstos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos establecidos, respectivamente, por la presente Constitución Federal y los particulares de los Estados, las que, en ningún caso, podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal”, por lo que las modalidades sobre la propiedad de las tierras y aguas, corresponde establecerlas a la nación, cuyos órganos supremos son los Poderes Federales, y si éstos han dictado una ley sobre arrendamiento forzoso, es indiscutible que toda ley de las entidades federativas que invada dicha materia, está en pugna con el texto y con el espíritu de la Ley Suprema, por lo que los actos de aquéllas, fundados en sus propias leyes, conculcan las garantías individuales, porque no constituyen un acto fundado ni motivado, ni descansan en la aplicación de procedimientos previos, establecidos por una ley anterior, dictada con competencia jurisdiccional y que deba observarse en contra del texto del artículo 27 constitucional y demás preceptos citados, y como tampoco es aceptable, jurídicamente, que la nación pueda disponer de la propiedad de los particulares, y que los Estados puedan disponer, a su vez, de los derechos posesorios de los mismos, o que se establezca, por decirlo así, una división en la propiedad y la posesión, división que no autoriza ningún precepto constitucional, para que los Estados puedan libremente disponer de los derechos relativos a la posesión y al disfrute de los predios, y la nación únicamente imponer modalidades a la misma propiedad, no puede sostenerse, por el hecho de que la ley de arrendamiento forzoso del Estado de Veracruz, permita al propietario, después de determinado tiempo, recoger su propiedad, que no implique su aplicación, una invasión a las facultades reservadas a la nación, porque, de todas maneras, se dispone, aun cuando sea temporalmente, de la propiedad de las tierras, cuando es la nación la única que tiene facultad de disponer de manera transitoria o definitiva de las mismas, en los casos que le fijen las leyes que deben ser expedidas por el Congreso de la Unión, respondiendo a las necesidades sociales o a las altas finalidades de la Constitución General de la República.

Amparo administrativo en revisión 1708/33. Iturriaga Manuel. 26 de marzo de 1935. Mayoría de tres votos. Relator y disidente: Agustín Aguirre Garza. Engrose: Alonso Aznar Mendoza.