ACUERDO ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y LA REPUBLICA DEL PERU SOBRE COOPERACION CON RELACION A LOS DELITOS CONTRA LA SALUD EN MATERIA DE NARCOTRAFICO Y FARMACODEPENDENCIA

 

Los Estados Unidos Mexicanos y la República del Perú (las Partes),

 

TENIENDO en cuenta que las actuales circunstancias del grave problema del narcotráfico y la farmacodependencia hacen necesario fortalecer la cooperación entre las Partes en el combate al tráfico ilícito de estupefacientes y la lucha contra la farmacodependencia,

 

CONSCIENTES de la necesidad de proteger la vida y la salud de sus respectivos pueblos, de los graves efectos del narcotráfico y la farmacodependencia,

 

ACEPTANDO que estas conductas deben atacarse en forma integral, bajo cuatro grandes rubros: prevención y reducción de la demanda ilícita de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, control de oferta, supresión del tráfico ilícito, tratamiento y rehabilitación,

 

RECONOCIENDO que los distintos aspectos del narcotráfico y la farmacodependencia, amenazan la seguridad y los intereses esenciales de cada una de las Partes,

 

RESUELTOS a brindarse mutuamente la cooperación necesaria para combatir efectivamente el narcotráfico y la farmacodependencia, dadas sus características de fenómenos de naturaleza y alcance internacionales,

 

ALENTADOS por el espíritu de las recomendaciones contenidas en el Plan Amplio y Multidisciplinario de Actividades Futuras en Materia de Fiscalización del Uso Indebido de Drogas (El Plan), adoptado en Viena, Austria, el 26 de junio de 1987 y

 

ANIMADOS por el objetivo de que la cooperación a la que se refiere el presente Acuerdo complemente la que ambas Partes se brindarán en cumplimiento de las obligaciones internacionales que asuman conforme a la Convención de las Naciones Unidas contra el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas (la Convención), adoptada en Viena, Austria, el 20 de diciembre de 1988,

 

Han acordado lo siguiente:

 

ARTICULO I Alcance del Acuerdo

1.- El propósito del presente Acuerdo es promover la cooperación entre las Partes a fin de que puedan combatir con mayor eficacia al narcotráfico y la farmacodependencia, fenómenos que trascienden las fronteras de ambas Partes.

 

Las Partes adoptarán las medidas necesarias en el cumplimiento de las obligaciones que hayan contraído en virtud del presente Acuerdo, comprendidas las de orden legislativo y administrativo, de conformidad con las disposiciones fundamentales de sus respectivos ordenamientos jurídicos internos.

 

2.- Las Partes cumplirán sus obligaciones derivadas del presente Acuerdo conforme a los principios de autodeterminación, no intervención en asuntos internos, igualdad jurídica y respeto a la integridad territorial de los Estados.

 

3.- Una Parte no ejercerá en el territorio de la otra Parte, competencias ni funciones que correspondan a las autoridades de esa otra Parte por su derecho interno y soberanía.

 

Ambito de Cooperación

 

Las Partes tomarán las medidas de cooperación necesarias, para dar pleno efecto, entre ambas y de la manera más eficaz, a las obligaciones que asuman conforme a la Convención, y procurarán llevar a cabo dicha cooperación, en la medida de lo posible, conforme a los objetivos y recomendaciones del Plan.

 

La asignación y aplicación de recursos humanos, financieros y materiales, necesarios para la ejecución de programas concretos, en materia de combate al narcotráfico y a la farmacodependencia, cuyas acciones se instrumentarán en un marco de corresponsabilidad, se definirán en cada caso por las Partes, en la medida de sus posibilidades presupuestales, mediante un Memorándum de Entendimiento, celebrado de conformidad a lo dispuesto por el Artículo V del presente Acuerdo.

 

Con apego a lo dispuesto por el Artículo I, la cooperación a que se refiere el presente Acuerdo procurará instrumentar programas, en cada uno de los Estados, destinados a:

 

a) reducir la demanda ilícita de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, mediante actividades de prevención, tratamiento y conciencia pública;

 

b) erradicar los cultivos ilícitos de estupefacientes y, en su caso, establecer programas de sustitución para el desarrollo de cultivos lícitos;

 

c) realizar actividades tendientes a frenar y perseguir el desarrollo de actividades relacionadas con el narcotráfico y la farmacodependencia;

 

d) identificar y destruir laboratorios y demás instalaciones en donde se proceda a la elaboración ilícita de estupefacientes y sustancias psicotrópicas;

 

e) reglamentar la producción, la importación, la exportación, el almacenamiento, la distribución y la venta de insumos, productos químicos, solventes y demás precursores químicos, cuya utilización se desvía a la elaboración ilícita de estupefacientes y sustancias psicotrópicas;

 

f) establecer sistemas de intercambio de información en materia de combate al narcotráfico y a la farmacodependencia, con absoluto respeto a la competencia de las autoridades nacionales;

 

g) establecer sistemas de intercambio de información sobre lavado de dinero con irrestricto respeto a la legislación de cada Estado;

 

h) fortalecer las acciones de combate al narcotráfico y a la farmacodependencia, mediante la asignación y aplicación de mayores recursos humanos, financieros y materiales, considerando las posibilidades presupuestales de cada una de las Partes;

 

i) elaborar nuevos instrumentos legales que las Partes consideren convenientes para combatir, con mayor eficacia, el narcotráfico y la farmacodependencia;

 

j) en general, todas aquellas actividades que se consideren pertinentes, para alcanzar una mejor cooperación entre las Partes.

 

ARTICULO III Mecanismo de Cooperación

Para los efectos del Artículo II de este Acuerdo, las Partes convienen establecer un Comité

México-Perú de Cooperación contra el Narcotráfico y la Farmacodependencia (el Comité).

 

Integración del Comité México-Perú de Cooperación

 

1.- El Comité estará integrado por las autoridades coordinadoras tanto de índole operativo como consultivo que se designen. Por parte de México a nivel operativo será la Procuraduría General de la República y las demás que para tal efecto se determinen y a nivel consultivo, será la Secretaría de Relaciones Exteriores. Por parte del Perú, el Comité estará integrado por las autoridades coordinadoras, tanto de índole operativo como consultivo, que se designen.

 

2.- Las autoridades coordinadoras de ambas Partes podrán solicitar de las instituciones públicas y privadas de sus respectivos Estados, relacionadas por su actividad con la materia del presente Acuerdo, que presten la asesoría especializada y la asistencia técnica que de ellas se requiera.

 

ARTICULO V Funciones del Comité

1.- El Comité tendrá como función principal la de formular, por consenso de las autoridades coordinadoras de ambas Partes, recomendaciones a sus Gobiernos respecto a la manera más

eficaz en que puedan prestarse cooperación, para dar pleno efecto a las obligaciones asumidas

por el presente Acuerdo, conforme a la Convención y procurando alcanzar los objetivos que recomienda el Plan. Para tal propósito:

 

a) Cada autoridad coordinadora elevará recomendaciones del Comité a su respectivo Gobierno;

 

b) Para su ejecución, las recomendaciones del Comité requerirán la aprobación de los Gobiernos de las Partes, que se formalizará por la vía diplomática en la forma de un Memorándum de Entendimiento. Cada Memorándum de entendimiento se considerará anexado al presente Acuerdo.

 

c) Cada Memorándum de Entendimiento deberá ser ejecutado por las autoridades coordinadoras operativas del Comité en sus respectivos Estados, con estricto apego a lo dispuesto en el Artículo I de este Acuerdo y de conformidad con la Convención.

 

2.- En el desempeño de su función principal, el Comité llevará a cabo otras funciones complementarias para promover en el ámbito del combate al narcotráfico y la farmacodependencia, la más eficaz aplicación de otros instrumentos convencionales de carácter bilateral, vigentes entre las Partes, incluyendo los referentes a la extradición, a la asistencia mutua en materia legal y a la ejecución de sentencias penales. Dichas funciones se desempeñarán de conformidad con lo establecido en el párrafo 1 de este Artículo.

 

ARTICULO VI Informes del Comité

1.- El Comité formulará cada dos años un informe sobre la aplicación del presente Acuerdo, que será elevado al conocimiento de los Gobiernos de las Partes, en la que se dé cuenta del estado de la cooperación entre las Partes sobre el combate al narcotráfico y a la farmacodependencia.

 

2.- Las Partes convienen en que los informes a los que se refiere el presente Artículo, constituirán la base conjunta sobre la cual sus respectivos Gobiernos actuarán individual, bilateral y multilateralmente, en materia de evaluación de los esfuerzos de las Partes contra el narcotráfico y la farmacodependencia, utilizando dichos informes frente a sus propias autoridades nacionales competentes, en su relación mutua y en los foros internacionales, especialmente los previstos por la convención y recomendados por el Plan.

 

Reuniones del Comité

 

1.- El Comité se reunirá, cuando cualquiera de las Partes lo juzgue pertinente, en el lugar y fecha que, por la vía diplomática convenga las autoridades coordinadoras, debiendo ser las Partes alternativamente sede de dichas reuniones.

 

2.- Durante sus reuniones, el Comité aprobará sus informes y todas sus recomendaciones y decisiones por mutuo acuerdo de las Autoridades Coordinadoras.

 

ARTICULO VIII Medidas Unilaterales

Las Partes se comprometen a sujetar al mecanismo de cooperación establecido en este Acuerdo y en forma previa, cualquier medida unilateral sobre esta materia que tenga o pueda tener

efectos negativos para la otra Parte, dentro del espíritu de cooperación que rige las relaciones

entre ambas.

 

ARTICULO IX Entrada en Vigor

El presente Acuerdo entrará en vigor en la fecha en que los Gobiernos de las Partes se notifiquen, por la vía diplomática, que han cumplido con todos sus respectivos requisitos y procedimientos constitucionales.

 

Al entrar en vigor el presente Acuerdo abroga al Convenio sobre Estupefacientes y Sustancias

Sicotrópicas, suscrito por ambos Gobiernos el 12 de diciembre de 1985.

 

ARTICULO X Terminación

Cualquiera de las Partes podrá dar por terminado el presente Acuerdo, en todo momento, siempre y cuando medie previa notificación por escrito y por la vía diplomática. En dicho caso, el

Acuerdo terminará a los 90 días después de la fecha de entrega de dicha notificación.

 

ARTICULO XI Revisión

Las Partes podrán revisar las disposiciones del presente Acuerdo, y las modificaciones o enmiendas resultantes entrarán en vigor de conformidad con el Artículo IX.

 

EN FE DE LO CUAL, los abajo firmantes, debidamente autorizados por sus respectivos Gobiernos, han firmado el presente Acuerdo.

 

Hecho en la Ciudad de México, a los siete días del mes de mayo del año de mil novecientos noventa y uno, en dos ejemplares originales en idioma español, siendo ambos textos igualmente auténticos.- Por los Estados Unidos Mexicanos, Enrique Alvarez del Castillo.- Procurador General de la República.- Rúbrica.- Por la República del Perú, Carlos Torres y Torres Lara, Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Relaciones Exteriores.- Rúbrica.