ACUERDO ENTRE LOS GOBIERNOS DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y CANADÁ POR EL QUE SE MODIFICA EL CONVENIO SOBRE

TRANSPORTES AÉREOS DEL 21 DE DICIEMBRE DE 1961

 

 

México, D.F., a 20 de diciembre de 1996.

 

Señor Ministro:

 

CJA 6079 Tengo el agrado de referirme a la Nota de Vuestra Excelencia 278, del 20 de diciembre de 1996, cuyo texto en español es el siguiente:

“Excelencia: Tengo el agrado de referirme al Convenio sobre Transportes Aéreos entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de Canadá, suscrito en la Ciudad de México, D.F., el 21 de diciembre de 1961, enmendado el 24 de marzo de 1971 y proponer, a nombre del Gobierno de Canadá, el Artículo que se acompaña a la presente, a ser incluido como Artículo V-A del Acuerdo de 1961.

Si esta propuesta es aceptable para el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos, tengo el honor de proponer que esta Nota, con sus Anexos, que son igualmente auténticos en inglés y francés, junto con su Nota de respuesta en sentido afirmativo, constituyan un Acuerdo entre nuestros dos Gobiernos. Posteriormente, nuestros Gobiernos deberán obtener la aprobación necesaria de conformidad con sus respectivos procedimientos constitucionales y el Acuerdo entrará en vigor en la fecha de un Canje de Notas adicional, que tendrá lugar con base en lo dispuesto en el Artículo XX del Convenio sobre

Transportes Aéreos de 1961, modificado.

 

Excelentísimo señor

 

Lloyd Axworthy, Ministro de Relaciones Exteriores de Canadá.

En respuesta tengo el honor de confirmar a Vuestra Excelencia que el Gobierno de los Estados

 

Unidos Mexicanos acepta la propuesta contenida en su Nota 278, y por lo tanto considera que esa Nota y la presente constituyen un Acuerdo entre nuestros dos Gobiernos que entrará en vigor en esta fecha.

Aprovecho la oportunidad para renovar a Vuestra Excelencia el testimonio de mi más alta y distinguida consideración.

El Secretario de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos Mexicanos, Ángel Gurría.- Rúbrica.

 

ARTÍCULO V-A

 

1. De conformidad con los derechos y obligaciones que les impone el Derecho Internacional, las Partes Contratantes reafirman que sus obligaciones mutuas de proteger la seguridad de la aviación civil en contra de actos de interferencia ilícita constituyen parte integral de este Convenio.

2. Sin limitar la validez general de sus derechos y obligaciones de conformidad con el Derecho

 

Internacional, las Partes Contratantes actuarán, en particular, de conformidad con lo dispuesto

en el Convenio sobre las Infracciones y Ciertos Otros Actos Cometidos a Bordo de Aeronaves, firmado en Tokio, el 14 de septiembre de 1963, en el Convenio para la Represión del Apoderamiento Ilícito de Aeronaves, firmado en La Haya, el 16 de diciembre de 1970 y en el Convenio para la Represión de Actos Ilícitos Contra la Seguridad de la Aviación Civil, firmado en Montreal, el 23 de septiembre de 1971 y, de cualquier otra convención multilateral relativa a la seguridad de la aviación que se encuentre vigente para ambas Partes Contratantes.

3. Las Partes Contratantes se prestarán mutuamente toda la ayuda necesaria que soliciten, con el fin de evitar actos de apoderamiento ilícito de aeronaves civiles y otros actos ilícitos en contra de la seguridad de dichas aeronaves, sus pasajeros y tripulación, aeropuertos e instalaciones de navegación aérea, y cualquier otra amenaza a la seguridad de la aviación civil.

4. Las Partes Contratantes actuarán de conformidad con las normas de seguridad de la aviación

 

establecidas por la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) y que se denominan Anexos al Convenio sobre Aviación Civil Internacional, en la medida en que dichas normas de seguridad sean aplicables a las Partes Contratantes. Éstas exigirán que los operadores de aeronaves matriculadas en su país, o los operadores de aeronaves que tengan su sede principal de actividad o residencia permanente en su territorio y los operadores de aeropuertos en su territorio actúen de conformidad con dichas normas de seguridad de la aviación.

5. Las Partes Contratantes acuerdan que en aquellas situaciones en las que se autorice a una

 

aerolínea designada a utilizar una aeronave arrendada, al arrendador de la aeronave, así como al arrendatario, les será exigido por las Partes Contratantes actuar de conformidad con las disposiciones de este Artículo.

6. Cada Parte Contratante conviene en que a sus operadores de aeronaves se les podrá exigir el

 

cumplimiento de las normas de seguridad de la aviación a las que hace referencia el párrafo 4 requeridas por la otra Parte Contratante para la entrada y la salida del territorio de esa otra Parte Contratante, o durante su estancia en el mismo. Cada Parte Contratante conviene en notificar a las aerolíneas designadas por la otra Parte Contratante cuando se instrumente una nueva legislación y reglamentación sobre seguridad de la aviación. Cada Parte Contratante deberá garantizar la aplicación eficaz de las medidas adecuadas dentro de su territorio para proteger a la aeronave e inspeccionar a los pasajeros, la tripulación, el equipaje de mano, equipaje, carga y suministros de la aeronave antes y durante el embarque y desembarque.

7. Cada Parte Contratante considerará favorablemente cualquier solicitud de la otra Parte

 

Contratante para que se adopten medidas especiales de seguridad con el fin de afrontar una amenaza determinada.

8. Cada Parte Contratante también considerará favorablemente una solicitud de la otra Parte Contratante para llegar a arreglos administrativos recíprocos cuando las autoridades aeronáuticas de una de las Partes Contratantes pudieran realizar en el territorio de la otra Parte Contratante su propia evaluación de las medidas de seguridad realizadas por los operadores de aeronaves con respecto a vuelos destinados al territorio de la primera de las Partes Contratantes.

9. Cuando se origine un incidente o haya una amenaza de incidente de apoderamiento ilícito de aeronaves civiles u otros actos ilícitos contra la seguridad de dichas aeronaves, sus pasajeros y tripulación, así como en contra de aeropuertos u otras instalaciones de la navegación aérea, las Partes Contratantes se prestarán ayuda mutua, facilitando comunicaciones y otras medidas apropiadas con el fin de dar término, en forma rápida y segura a dicho incidente o amenaza.

10. Cuando una de las Partes Contratantes tenga razones suficientes para considerar que la otra

 

Parte Contratante ha dejado de cumplir con las disposiciones de este Artículo, la primera de las Partes Contratantes podrá solicitar consultas inmediatas a la otra Parte Contratante. En caso de no alcanzar un acuerdo satisfactorio, se podrá invocar la aplicación del Artículo IV del presente Convenio.

La presente es copia fiel y completa en español de las Notas Intercambiadas el veinte de

 

diciembre de mil novecientos noventa y seis, a través de las cuales se Modifica el Convenio sobre Transportes Aéreos entre el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno de Canadá, firmado en la Ciudad de México, el veintiuno de diciembre de mil novecientos sesenta y uno.