CONVENIO ENTRE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y LOS ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA PARA EL ENVÍO DE BARCOS CON FINES DE AUXILIO Y SALVAMENTO

 

 

 

Los Estados Unidos Mexicanos y los Estados Unidos de América, deseando, por razones humanitarias, facilitar el auxilio y salvamento de barcos en peligro o náufragos en las costas o dentro de las aguas territoriales del otro país, han resuelto celebrar una Convención con tal fin y al efecto han nombrado como sus Plenipotenciarios:

El Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, al señor Licenciado Emilio Portes Gil,

 

Secretario de Relaciones Exteriores; y

 

El Presidente de los Estados Unidos de América, al señor R. Henry Norweb, Encargado de negocios ad ínterim de los Estados Unidos de América en México;

Quienes, después de haberse comunicado sus respectivos Plenos Poderes, y encontrándolos en

 

buena y debida forma, han convenido en los artículos siguientes:

 

 

 

 

Artículo I

 

 

Las Altas Partes Contratantes convienen en que los barcos y aparatos de salvamento, ya sean públicos o de particulares, de cualquiera de los dos países, podrán ayudar o auxiliar a los barcos de su propia nacionalidad, con inclusión de los pasajeros y tripulaciones de los mismos, que estuvieren incapacitados o en peligro en las costas o dentro de las aguas territoriales del otro país, dentro de un radio de setecientas veinte millas marinas medidas desde la intersección de la línea divisoria internacional con la costa del Océano Pacífico, o dentro de un radio de doscientas millas marinas medidas desde la intersección de la línea divisoria internacional con la costa del Golfo de México.

 

 

Artículo II

 

 

El Jefe, Capitán o dueño de un barco o de aparatos de auxilio de cualquiera de los dos países que entrare, o pensare entrar, al territorio a las aguas territoriales del otro, para auxiliar algún barco en peligro, deberá, tan pronto como fuere practicable, notificar su proceder o intención a las autoridades competentes del puerto marítimo del otro país más cercano a la zona de peligro. Este aviso podrá darse por radio o telegráficamente, o por cualquier otro medio rápido de comunicación. Tal buque o aparato podrá dirigirse libremente al barco en dificultades y prestarle auxilio, a menos que las autoridades correspondientes le avisaren que hubiere auxilios adecuados disponibles, a que por cualquiera otra razón no considerarán necesario dicho auxilio.

Artículo III

 

 

El Jefe, Capitán o dueño de cualquier barco o aparato que entrare al territorio o las aguas territoriales del otro país para prestar auxilio a un barco en peligro, de acuerdo con la autorización conferida por esta Convención, notificara a las autoridades competentes de tal país su salida del territorio o aguas territoriales. Una vez practicado el auxilio a los barcos particulares que así entraren; los barcos particulares en peligro y el cargamento, equipo, provisiones, tripulación y pasajeros de los mismos quedaran sujetos a las disposiciones que sobre el particular establezcan las leyes del país dentro de cuyas aguas territoriales se hubiere prestado dicho auxilio.

Tal como se emplea en esta Convención, la palabra “auxilio” significa todo acto necesario

 

o conveniente para impedir los daños originados por peligros de la mar a las personas o a la propiedad, y la palabra “barco” comprende a los aeroplanos, así como toda clase de aparato usado en el agua o capaz de ser empleado para transporte en dicho elemento.

 

 

Artículo IV

 

 

Esta Convención durara una año, después del cual continuara en vigor mientras no sea denunciada por cualquiera de las Altas Partes Contratantes, con tres mes de anticipación.

 

 

Artículo V

 

 

Las Altas Partes Contratantes ratificaran la presente Convención, de conformidad con las disposiciones constitucionales respectivas. El canje de ratificaciones se efectuara en la ciudad de Washington, D.C., tan pronto como fuere posible y la Convención entrara en vigor desde el momento en que se haga el canje de ratificaciones.

 

 

En fe de lo cual, los Plenipotenciarios respectivos firmaron la presente convención, poniendo en ella sus sellos.

 

 

Hecha por duplicado, en la Ciudad de México, en los idiomas español o ingles, a los trece días del mes junio de mil novecientos treinta y cinco.

 

 

 

[L.S.] Emilio Portes Gil. [L.S.] H. Henry Norweb