TRATADO DE COMERCIO ENTRE EL GOBIERNO DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS Y EL GOBIERNO DEL REINO DE GRECIA

 

 

 

El Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos y el Gobierno del Reino de Grecia, deseosos de facilitar y desarrollar aún más las relaciones comerciales existentes entre los dos países, han decidido concertar un TRATADO DE COMERCIO, y con este propósito han designado sus Plenipotenciarios, a saber:

Su Excelencia el Presidente de los Estados Unidos Mexicanos al Señor don Manuel Tello, Secretario de

Relaciones Exteriores;

 

• Su Majestad el Rey de los Helenos al Excelentísimo Señor Alexis S. Liatis, Embajador de Grecia en

México,

Quienes, después de haberse comunicado sus plenos poderes y hallándolos en buena y debida forma, han convenido en lo siguiente:

 

 

 

ARTICULO I

 

Las Altas Partes Contratantes convienen en acordarse recíprocamente el tratamiento incondicional e ilimitado de la nación más favorecida para todo cuanto concierne a los derechos de aduana y todo derecho accesorio, a las condiciones de pago de los derechos y tasas, tanto a la importación como a la exportación, a la colocación de las mercaderías en los almacenes fiscales, a los modos de verificación y análisis y a la clasificación aduanera de las mercaderías, a la interpretación de las tarifas y asimismo a las reglas, formalidades y cargas o censos a que pudieran estar sometidas las operaciones de aduana.

 

ARTICULO II

 

En consecuencia, los productos naturales o fabricados, originarios de cada una de las Altas Partes Contratantes no estarán sujetos en ningún caso, bajo los aspectos precitados, a derechos, tasas o cargas distintos o más elevados, ni a reglas y formalidades distintas o más onerosas, que aquellos a que están o estarán sujetos los productos de la misma naturaleza originarios de un país tercero cualquiera.

 

ARTICULO III

 

Asimismo , los productos naturales o fabricados, exportados del territorio de cada una de las Altas Partes Contratantes, destinados al territorio de la otra Parte, no estarán en ningún caso sujetos, bajo los mismos aspectos, a derechos, tasas o cargas distintas o más onerosas, que aquellos a que están o estarán sujetos los mismos productos destinados al territorio de otro país.

 

ARTICULO IV

 

Todas las ventaja, favores, privilegios o inmunidades que han sido o sean acordados en el futuro por una de las Altas Partes Contratantes, en la materia precitada, a los productos naturales o fabricados originarios de otro país cualquiera, serán aplicados incondicionalmente e inmediatamente y sin compensación a los productos de la misma naturaleza originarios de la otra Parte Contratante o destinados al territorio de esa Parte.

 

ARTICULO V

 

Se exceptúan de las obligaciones estipuladas en las cláusulas anteriores:

a) Los favores, ventajas, concesiones o inmunidades que en la actualidad otorgue o en el futuro pueda otorgar una de las Altas Partes Contratantes a países limítrofes con el propósito de

facilitas o desarrollar el comercio de frontera.

b) Los favores, ventajas concesiones o inmunidades que en la actualidad otorgue o en futuro

pueda otorgar una de las Altas Partes Contratantes como resultado de una unión aduanera o de una zona de libre comercio o de una asociación económica ya establecida o que se establezca por una de las Altas Partes.

Esta salvedad incluye todo acuerdo provisional necesario para institución de Uniones Aduaneras p zonas de libre comercio o de una asociación económica.

 

ARTICULO VI

 

Nada de lo estipulado en este Tratado dará interpretado como impedimento para que cualquiera de las

Altas Partes Contratantes adopte o ejecuta medidas relativas:

a) A la seguridad pública;

b) Al tráfico de armas, municiones y materiales de guerra;

c) A la protección de la salud pública y a la protección de animales y vegetales contra enfermedades, insectos o parásitos nocivos;

d) A la defensa del patrimonio nacional artístico, histórico o arqueológico.

e) A la salida de oro y plata; y

f)    A las medidas fiscales o de policía encaminadas a hacer extensivo a los productos extranjeros el régimen impuesto en el territorio de cada una de las Altas Partes Contratantes a los productos similares nacionales.

 

ARTICULO VII

 

Las Altas Partes Contratantes se concederán reciproca e incondicionalmente el tratamiento de nación más favorecida en la aplicación, respecto de su intercambio comercial, de todos los aspectos de cualquier forma de control de medios de pago o reglamentaciones de cambio internacionales que tengan establecidos, o establecieren en el futuro; y tales controles y reglamentaciones se aplicarán por cada una de las Altas Partes Contratantes de manera que no resulten perjudiciales para la otra Parte, en lo que respecta a la competencia entre los artículos cultivados, producidos o manufacturados en el territorio de la otra Parte y los artículos similares cultivados, producidos o manufacturados en cualquier tercer país.

 

ARTICULO VIII

 

El pago del valor de los bienes intercambiados sobre la base del presente Tratado de Comercio, se efectuará en divisas convertibles de conformidad con las prácticas comerciales y bancarias.

 

ARTICULO IX

 

Cada una de las Altas Partes Contratantes se comprometen a facilitar, de acuerdo con los elevados conceptos expresados al principio de este instrumento y dentro del marco de sus reglamentos y disposiciones generales relativos a importaciones y exportaciones, el procedimiento administrativo a seguir en cuanto al otorgamiento de las licencias de importación, de exportación y de pagos, de todos los productos originarios de cada Parte.

Ambas Partes procurarán aumentar su comercio sobre los niveles de exportación e importación del año de 1959, concediéndose las facilidades necesarias en la medida de sus posibilidades.

Cada una de las Altas Partes Contratantes se comprometen a tomar todas las medidas necesarias

para garantizar de manera efectiva a los productos naturales o fabricados originarios de la otra Alta

Parte Contratante contra la competencia desleal que pueda existir en las transacciones comerciales.

Cada una de las Altas Partes Contratantes se compromete, particularmente, a tomar todas las medidas necesarias para evitar que en su territorio se empleen de manera abusiva los nombres o

marcas geográficas de origen de la otra Alta Parte Contratante a condición de que tales nombres o

marcas sean debidamente protegidos por ella y haya sido notificada por la misma. Esta notificación deberá precisar principalmente los documentos emitidos por la autoridad competente del país de

origen en la que se indique el derecho de tales nombres o marcas de origen. Ninguno de los nombres o macas de origen podrá considerarse como un carácter genérico.

ARTICULO X

 

El presente Tratado será ratificado y los instrumentos de ratificación se canjearán en las Ciudades de Atenas, Grecia, a la brevedad posible. Permanecerá en vigor por el período de un año más y así sucesivamente, hasta que cualquiera de las Altas Partes Contratantes notifique a la otra que lo da por terminado mediante aviso comunicado con tres meses de anticipación a la fecha de expiración del término que esté en vigencia.

 

EN FE DE LO CUAL, los suscritos Plenipotenciarios firman y sellan el presente Tratado, hecho en cuatro ejemplares originales, dos en español y dos en inglés, siendo ambos textos igualmente válidos, en la Ciudad de México, D.F., a los doce días del mes de abril de mil novecientos sesenta.

 

Por el Gobierno de los Por el Gobierno del

Estados Unidos Reino de Grecia. Mexicanos

(L.S.) Manuel Tello (L.S.) Alexis S. Liatis